Los comedores

Y en verano...

La placidez y la sensación de libertad que proporciona una cena al aire libre, en una plaza tranquila y con una brisa suave. Un placer exquisito que invita a la alegría.